Envios a todo el pais al mayor y detal. Atencion en nuestra oficina en Maracay Edo Aragua: Previa cita, solo para mayoristas. Ventas al detal On-Line por ZOOM
  Dele clic! al menu:
AEROGRAFOS PAASCHE AIRBRUSH - Limpieza del Aerografo

  La portada
  PINCELES ROYAL
  ¿Como compro?
  Galerias y usos
  Contacto - Pedidos
  Introduccion a la Aerografia
  Limpieza del Aerografo
  => LIMPIEZA DEL PAASCHE
  Tecnicas Airbrush
  Corta Animes
  Marzo 2016
Como limpiar un aerografo:  Ademas visite: => LIMPIEZA DEL PAASCHE
 
 
Una vez desmontado nuestro aerógrafo, vamos a proceder a limpiarlo para su posterior montado. Es importante resaltar que el aerógrafo debe de estar perfectamente limpio y montado (con todos los componentes en su lugar…) para un correcto funcionamiento. Nunca debemos guardar el aerógrafo sin limpiarlo, ya hayamos usado pintura o barniz. El barniz no se ve pero deja restos más difíciles de quitar que la pintura.

No es necesario hacer una limpieza a fondo cada vez que cambiemos de color. En este caso bastará con cargar la cazoleta con un agente de limpieza adecuado, limpiar las paredes de la misma con un pincel viejo, vaciarla entera un par de veces sobre un papel de cocina hasta que no salgan restos de color y seguir pintando. Pero esta limpieza a fondo sí será necesaria si usamos barniz o colores metálicos y después queremos seguir pintando con pintura normal, o si vamos a guardar el aerógrafo después de una sesión de pintura.

Estos productos para la limpieza son:

Para los acrílicos al agua, tipo Vallejo (Model Color o Model Air), Liquitex y citadel, se usa agua, o alcohol de limpieza o acetona industrial.

Si estamos usando esmaltes, lo mejor sería limpiar con su diluyente, pero este producto resulta caro para desperdiciarlo de esta manera. Usaremos aguarrás, o disolvente universal o acetona industrial.

Los acrílicos tipo Tamiya y Gunze Sangyo se limpian con su diluyente (es caro también) o con alcohol de limpieza y/o acetona industrial.

Cuando se hace una limpieza a fondo hay que dejar sumergidas en estos productos, todas las partes del aerógrafo por eso no se debe usar disolvente para dejarlo en remojo. Es importante decir que este tipo de aerógrafos (AB 300) tiene una junta de goma en el interior del cuerpo, que es de difícil acceso. Si dejamos el aerógrafo sumergido en disolvente, esta junta desaparecerá y sin ella, la pintura puede llegarnos hasta el tornillo de la aguja ensuciándonos todo el aerógrafo por dentro y produciendo un mal funcionamiento del mismo. La junta puede cambiarse, pero es complicado si no se ha hecho nunca o se ha visto como hacerlo…… ni se sabe que está ahí. Así que se puede usar controladamente disolvente para la limpieza, pero no para dejar los componentes del aerógrafo sumergidos en él.

Cuando todos los componentes lleven un tiempo sumergidos en el producto de limpieza, los vamos sacando para limpiarlos uno a uno. Vamos a necesitar:
1. Cepillos dentales interproximales (también son útiles los del Rimmel para las pestañas, limpios por supuesto).
2. Bastoncillos de algodón.
3. Papel de cocina.
4. Discos de algodón.
5. Pinceles viejos.
6. Producto de limpieza (nos sirve el mismo en el que lo teníamos sumergido)

En esta ocasión empezaremos por el pico, aunque da lo mismo con tal de que no se nos olvide nada. 


 

Con un pincel usado y fino lo limpiamos por dentro:

 

Cogemos papel de cocina y rasgamos un trozo, más o menos con esta forma:

 

Afilamos con los dedos enrollándolo y haciendo un rulillo muy fino.

 

Debe ser muy fino ya que debe pasar por la boca y la punta del pico.


 

Le damos vueltas para que el papel recoja los restos de pintura de las paredes interiores del pico.

 

Si nos fijamos, vemos que en la rosca del pico quedan restos de la junta de maskol con la que sellamos el pico la última vez que lo pusimos. La retiramos con una pinza.

 

El pico y la junta de Maskol una vez retirada de él.



Ahora nos harán falta los cepillos dentales interproximales:


 

Pasamos a la limpieza de la corona y el cabezal.



 

El gatillo.

 

El soporte de la aguja.

 

El ajustador del muelle:



Seguimos con el cuerpo del aerógrafo. Seguimos usando el cepillo azul.




 

Lo doblamos así:

 

Lo limpiamos por dentro con el cepillo en ese ángulo.






 

Sacamos uno de los cepillos de su mango (en la foto se ve el azul pero en realidad se usa el amarillo por ser más pequeño y poder pasar por los orificios sin forzarlo)

 

Nos ayudamos de una pinza de modelismo para hacerlo pasar por los conductos del cuerpo del aerógrafo. Desde detrás hacia delante:




 

Empujamos hacia la punta.


 

Tiramos del cepillo y lo sacamos.

 

Ahora de delante hacia detrás. Lo introducimos por la punta y empujamos.


 

Tiramos y lo introducimos por el otro conducto hacia detrás.



 

Cuando veamos que asoma por la parte de atrás tiramos con la pinza.


 
Y lo sacamos completamente.



A continuación usaremos bastoncillo de algodón para limpiar el interior de la cazoleta de posibles restos de pintura en los recovecos de la misma.





Para la limpieza de la aguja usamos discos de algodón (de los que sirven para desmaquillarse) impregnados en el líquido que estemos usando para la limpieza.



La hacemos girar suavemente sobre el disco de algodón. Después la rodeamos y repetimos la operación.


 
Con ésta última operación ya tenemos limpias todas las partes de nuestro aerógrafo. Con un poco de papel de cocina terminamos de secarlo bien y comprobamos que no falta nada por limpiar.


MAS DE COMO LIMPIAR TU AEROGRAFO

Perder el miedo a desmontar tu aerógrafo y limpiarlo a fondo es fundamental. El aerógrafo consigue unos acabados estupendos imposibles para el pincel. Pinta en capas muy finas que respetan los relieves. Sólo un aerógrafo puede conseguir bordes difuminados. 
 

Aerógrafo y la misteriosa llave.

 

El aerógrafo es delicado, pero sobre todo exige experiencia: hay que hacer muchos ejercicios para coger el pulso, estudiar teoría del color y experimentar técnicas de coloreado, probando diferentes tipos de pintura. Si no tienes quien te enseñe, puede llevarte un tiempo aprender, pero es divertido ir por libre. Si el tendero que te lo vende apenas sabe más que tú porque no usa aerógrafo, hay algunos asuntos elementales que te puede costar aprender.

  • Para pintar debes diluir la pintura hasta que llegue a tener la consistencia de la leche entera.
  • Los disolventes agresivos atacan las juntas sellantes.
  • El mejor disolvente es la esencia de trementina (para esmaltes como humbrol).
  • Conviene utilizar un espray limpiador de aerógrafos.

 

Cada tres recambios de pintura, es conveniente realizar una limpieza general desmontando el aerógrafo. Como quiera que es un instrumento delicado, impone cierto respeto. La aguja se puede doblar al introducirla en su sitio, y las roscas demasiado prietas conminan a no usar un alicate para evitar mordeduras. De ahí que, a puro miedo, mi aerógrafo se atascó por no limpiarlo bien. Casi me vuelvo loco pensando que el problema estaba en la entrada de aire y desmontando lo que no hay que tocar. Hasta que desesperado y sin nada que perder, recordé una misteriosa llave de utilidad desconocida que venía con el aerógrafo. Con un alicate, solte la boca que nunca quise tocar, y ahí estaba: un pequeño obturador cegado por la pintura.

 

Después de ir por libre, terminé comprando un par de libros sobre el asunto. Si quieres usar aerógrafo, tienes que vivir con el riesgo de romperlo, porque desmontarlo cada dos por tres es un sine qua non. Aunque no esté de moda reconocerse torpe, he aquí algunos consejos.

 

Despiece.

 

 

Las dos boquillas exteriores.

 

 

Soltar la boquilla con la llave misteriosa.


 

Hay que limpiar con un alambre para asegurarse de que no quedan restos. No debe quedar un sólo resto de pintura. Utiliza un hilo de cobre o similar. Verifica con una lupa. No está de más sumergirlo en disolvente. Para el resto del aerógrafo, puedes usar un limpiapipas y disolvente.
 




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Envios a todo el pais al mayor y detal. Atencion en nuestra oficina en Maracay Edo Aragua: Previa cita, solo para mayoristas.